Rabat es una de las llamadas ciudades imperiales de Marruecos junto a Marrakech, Fez y Mequínez, sin embargo no se encuentra dentro de los destinos turísticos principales del país, a pesar de ser la capital política y administrativa.

La Kasbah des Oudaias, Rabat

Entre sus mayores atractivos hay que destacar un sitio imprescindible, la Kasbah des Oudaias,  que tiene la particularidad de no parecerse en absoluto al resto de la ciudad.

Qué es una Kasbah

La palabra Kasbah quiere decir ciudad o fortaleza amurallada islámica, construida con muros de tapia y de pocas ventanas. El tapial o muro de tapia es construido con tierra arcillosa mezclada con paja  (para ofrecer resistencia) compactada mediante apisonado, conteniéndose mediante un encofrado de madera para luego secarse al sol.

Debido a la capacidad de absorción de agua del material se le suele agregar cal y a su vez los muros se levantan sobre un basamento de piedra. Una vez levantado el muro, las puertas y ventanas son abiertas con cincel. Los muros suelen ser de una anchura considerable sobretodo para otorgar resistencia y al mismo tiempo aislamiento térmico.

De hecho, son excelentes aislantes del ruido, mantienen fresco el ambiente en el cálido verano y el calor durante el invierno. Una desventaja es que el material puede tender a fisuras con el tiempo. Como método constructivo necesita poca tecnología para desarrollarse y minimiza el impacto ambiental.

Esta técnica fue muy popular en el norte de África y muy utilizada también por los antiguos romanos. Posteriormente aplicada en la península Ibérica durante la ocupación árabe y a su vez fue popularizada en América por los conquistadores, aunque hay indicios de su uso en el continente previo a la llegada de los españoles. 

Gracias a su posición estratégica en lo alto de un acantilado con vistas al Atlántico, la Kasbah des Oudaias fue originalmente concebida como una pequeña ciudad amurallada y punto de vigilancia y protección. Con el paso del tiempo perdió importancia en su papel de fortaleza y posteriormente fue recuperada por musulmanes refugiados procedentes de España. Actualmente es un barrio principalmente residencial.

Dentro de la Kasbah

Desde el exterior en la entrada principal, la puerta llamada Bab Oudaia, no se intuye el interior de este barrio, la primera impresión que causa al visitante es estar en algún pueblo del mediterráneo. La ciudadela en forma de triángulo está compuesta de estrechas calles empedradas, y su característica principal son los muros blancos y puertas y ventanas azules.

Lo más seguro es que al entrar se te acerquen personas para hacer de guía, mi recomendación es no aceptar el ofrecimiento e ignorar igualmente si te dicen que la Kasbah está cerrada a los visitantes, es un sitio público y no hay que pagar ningún tipo de entrada.

Dentro de los atractivos de la Kasbah se encuentra la Mezquita el-Atiga, la más antigua de Rabat y los Jardines Andaluces, diseñados por los franceses en la etapa colonial. Además, el Museé des Oudaias que posee una colección de joyas islámicas y la Plateforme de Sémaphore, una elevada plataforma con vistas panorámicas al océano Atlántico y a la vecina ciudad de Salé.

La Kasbah des Oudaias en Flickr aquí.


Encuentra hoteles en Rabat con Booking

¿Cómo llegar?

Lamentablemente Rabat no posee una buena infraestructura en transporte público y está un poco alejada del centro así que la mejor forma de acercarse es o bien en taxi o en coche de alquiler.

Loading
Centrar mapa
Tráfico
En bicicleta
Tráfico
Google MapsCómo llegar

Más atracciones en Marruecos

Crédito imágenes: Shutterstock ,Shutterstock y Shutterstock