Probablemente uno de los sitios más fotografiados en toda Viena sea la conjunción de dos obras, una casi milenaria y la otra contemporánea, contando con apenas un cuarto de siglo . Hablo de la Haas Haus y la Catedral de San Esteban (Stephansdom), ambos conviviendo en el casco histórico de Viena, frente a frente. La conjugación de estilos tan dispares presentes en dos edificios contrapuestos no deja de ser interesante y a la vez controversial. Diseñada por el prestigioso arquitecto austriaco reconocido con el Premio Pritzker, Hans Hollein, es una de las principales figuras de la Arquitectura Postmoderna.

Haas Haus. Foto: Fabrizio Sciami. http://www.flickr.com/photos/_fabrizio_/

Haas Haus. Foto: John Chu. http://www.flickr.com/photos/22338126@N02/

Haas Haus y Stephansdom. Foto: el arquitectoviajero

Este estilo se populariza en la década de los setenta del siglo XX, y entre sus principios destaca un alejamiento del llamado “Estilo Internacional” tendencia de gran racionalidad que tiene como representantes a grandes arquitectos del siglo XX, como Le Corbusier, Phillip Johnson, Walter Gropius y Mies van der Rohe. Entre los principios del movimiento postmoderno destaca la recuperación de los elementos decorativos, como pilastras o molduras, el adoptar de nuevo formas inspiradas de cualquier época del pasado y sobre todo el huir de la pureza de las formas que dominaban en la arquitectura racionalista.

Hollein tuvo en cuenta una gran cantidad de detalles y referencias históricas de Viena a la hora de presentar su proyecto, que no estuvo exento de un gran descontento popular por su ubicación y por su excesiva modernidad, pero que al mismo tiempo contó con la aprobación del alcalde de Viena de aquel entonces. La forma del edificio viene dictada por la propia parcela y este consta de dos fachadas, una que da hacia la calle Graben de forma curva; en ella Hollein desarrolla una estructura de piedra lisa con diversas aberturas de vidrio que forman una retícula cuadrada y se puede apreciar como esta se va abriendo de forma paulatina hasta convertirse en un muro acristalado, para luego dar paso a la segunda fachada que da hacia la Catedral y que conforma el acceso al edificio. Una protuberancia de vidrio semi circular que sobresale hacia Stephanplatz más otras formas adosadas a ésta, incluyendo dos cubos, uno alineado a la fachada y otro desfasado en ángulo conforman esta singular solución que pretende ser un espejo de la esquina de la Catedral.

La inspiración histórica para su diseño se basa en la evidencia de las primeras construcciones romanas en Viena, que sobre sus ruinas siguieron las construcciones medievales y así sucesivamente, queriéndole dar la presencia que se merecen todas las épocas de la arquitectura, y demostrando que es posible la convivencia de estilos arquitectónicos tan contrastantes. El resultado ha sido un edificio exitoso y que ya cuenta con la aprobación de los Vieneses, cuya presencia le ha dado a la ciudad y a su centro histórico relevancia mundial.

El aspecto interior de la Haas Haus consta de un gran atrio de cinco plantas de altura, coronado por una gran abertura de vidrio en donde conviven oficinas, restaurantes y comercios, de hecho, una de las mejores vistas posibles de la Catedral y al acceso de todos, es la vista desde uno de los restaurantes desde donde se puede apreciar en todo su esplendor, a través de la fachada acristalada. Este sitio ha sido usado en diversas ocasiones como plató de televisión utilizando la Catedral iluminada de noche como escenario. Después de admirar la Catedral podemos hacer lo mismo subiendo los más de 300 peldaños de la torre de la Catedral y podremos observar la Haas Haus desde otra perspectiva.

¿Cómo llegar?
Si es primera vez que vas a Viena, probablemente este sea el mejor lugar para comenzar tu visita. Con una ubicación en pleno centro, a pocos metros de la estación de metro de Stephanplatz, y en frente de la Catedral de San Esteban, es imposible de perder de vista. ¿No sabes por donde continuar? Puedes seguir un recorrido por Viena leyendo este post: City Routes-Viena