Hoy de nuevo me encuentro escribiendo sobre museos, más por casualidad que por simple preferencia, aunque reconozco que este tipo de edificios ocupan cierta predilección dentro de mis gustos, en especial cuando se trata de intervenciones que buscan solventar un problema, bien sea ampliando o reinventando una estructura existente. El caso del Museo Reina Sofía de Madrid no es menos interesante.

Reina Sofía, Madrid

La estructura original que data del siglo XVI, albergaba un hospital que centralizó bajo una misma sede numerosos centros hospitalarios. Un siglo después se continúa ampliando el edificio gracias al impulso de Carlos III bajo la tutela del arquitecto Francisco Sabatini, sin embargo tras la muerte del monarca se paraliza la obra y esta no llega a construirse como estaba planeado, lo que explica la falta de ornamentación y la sencillez de su fachada.

Tras siglos funcionando como hospital se clausura en 1965 y a pesar de estar a punto de ser demolido en varias ocasiones, logra sobrevivir contra todo pronóstico, y es en la década de 1980 cuando se comienza a restaurar y es renombrado como Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.

Reina Sofía, Madrid

Plaza semi privada del Edificio Nouvel

La interesante ampliación que sufrió entre 2001 y 2005, respondía a la necesidad de tener más espacio para exposiciones y con la intención de transformar el espacio urbano en un eje importantísimo de Madrid, muy próximo al Museo del Prado, al Thyssen-Bornemisza y a la Estación de Atocha. Más que un nuevo edificio, la nueva sede proyectada por el francés Jean Nouvel, se abraza a uno de los lados del antiguo edificio Sabatini y ocupa una buena parte restante de la manzana triangular, forma que adapta la enorme cubierta roja que caracteriza al edificio Nouvel. Aunque no lo parece, ambos edificios se comunican entre si de forma muy discreta.

Reina Sofía, Madrid

Nouvel respeta el antiguo edificio y lo reinterpreta, creando una nueva entrada al Museo, la cual se abre en forma de plaza urbana semi privada, respondiendo a la plaza central existente del antiguo hospital, y desde donde se puede intuir que ambos edificios se llevan de maravilla. El edificio Nouvel en ningún momento pretende robar protagonismo a Sabatini, más bien da la impresión que intenta protegerlo en la forma como su fachada se aproxima pero sin llegar a tocarlo y de como la gran cubierta de Nouvel a ratos lo cubre.

Reina Sofía, Madrid

Patio interior del Edificio Sabatini

La ampliación dio pie a que este Museo se terminara de convertir en uno de los centros de arte más prestigiosos del mundo, cuyas visitas no paran de crecer. Esto se debe también a su importante colección de arte español del siglo XX, donde artistas destacados como Dalí, Picasso y Miró están bien representados, al igual que artistas de otras vertientes como por ejemplo Rivera, Gris, Calder, Braque, Léger, Bacon o Tàpies.

Reina Sofía, Madrid

Una tarde, incluso un día entero no son suficientes para poder ver el Museo en su totalidad. De cualquier forma esa nunca es mi intención cuando visito uno, ya el sólo hecho de poder ver el Guernica de Picasso en persona y haberme quedado boquiabierto por unos 10 minutos mientras intentaba fisgonear al guía que explicaba el cuadro a un grupo de turistas ya valió la pena el pagar la entrada. Vale la pena también si estás buscando alojamiento en Madrid para tu próximo viaje, buscar un apartamento céntrico con GoWithOh y tener la oportunidad de ahorrar tiempo y dinero en tu estadía.

Loading
Centrar mapa
Tráfico
En bicicleta
Tráfico
Google MapsCómo llegar

Si visitas el Reina Sofía, no olvides comentar si te gustó o no. 😉